miércoles, 15 de mayo de 2013

¿QUIEN PROTEGE AL TURISMO RURAL?

Según el observatorio del Turismo Rural que realiza EscapadaRural.com, casi la mitad de los propietarios de alojamientos de turismo rural consideran que los alojamientos "alegales" son el principal problema del sector.  Los cantabros, madrileños y castellano-leoneses son los más preocupados por los establecimientos "alegales".

¿Cuales son estos alojamientos "alegales"? Todos aquellos establecimientos que ofrecen alojamiento turístico, que se anuncian y promocionan como tal, pero que no cumplen con la normativa turística de la CCAA y por tanto no están dados de alta en el registro de turismo de la Comunidad Autónoma.

A estos establecimientos les estoy denominando "alegales", porque al menos supongo que estén cumpliendo con la ley de arrendamientos urbanos y que estén cotizando por los ingresos que obtienen. (Quizás sea mucho suponer).

El Proyecto de reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos contempla que las viviendas de uso turístico dejen de estar amparadas por la modalidad de "arrendamientos por temporada" de la actual ley, y que pasen a depender de las distintas regulaciones autonómicas, distinguiendo los alquileres de temporada de los alquileres por días.

Pero todavía hay que esperar a que se apruebe la ley, después a que la CCAA, en este caso Castilla y León, regularice la situación de todos estos apartamentos y casas que actualmente ofrecen alojamiento en nuestra Comunidad, y por último que se realice un control real del cumplimiento.

Un establecimiento de Turismo Rural en Castilla y León debe cumplir con la ley de turismo, la ordenanza reguladora y todas las normativas aplicables que afecten a la actividad (prevención de riesgos, industria, sanidad, etc...), un alojamiento en el medio rural alegal no.

Un establecimiento de Turismo Rural en Castilla y León esta sometido a un régimen de sanciones en caso de no cumplir con la normativa, un alojamiento en el medio rural alega no (supuestamente no debería de estar abierto).

Un establecimiento Turismo Rural en Castilla y León se beneficia de la promoción que realiza la JCyL, un alojamiento en el medio rural no. (Esto que podría ser una ventaja importante, no lo es tanto, ya que uno de los servicios que se ofrece es la Central de Reservas, pero actualmente no admiten nuevos establecimientos).

Y para colmo, un establecimiento de Turismo Rural paga impuestos locales más elevados que un alojamiento en el medio rural alegal (solamente hay que ver las ordenanzas de los diferentes municipios, ejemplo).

CONCLUSIÓN

Un establecimiento de turismo rural es beneficioso para el turista porque ofrece un mejor servicio, cumple la normativa (licencias, prevención de riesgos, seguridad, hojas de reclamaciones...), y beneficioso para la sociedad en general y localidad en particular, al pagar los impuestos correspondientes. Sin embargo un alojamiento en el medio rural alegal solamente busca el beneficio propio.

No hay comentarios: