martes, 19 de julio de 2016

La Calidad en Turismo debe empezar por la Administración

¿Te imaginas que estás de vacaciones en un hotel, y de repente entra un inspector de turismo en tu habitación? ¿Qué imagen te llevarías de ese hotel?

Esto es lo que hacen los técnicos de turismo de la Junta de Castilla y León con los alojamientos de turismo rural. ¡¡Realizan las visitas de categorización con clientes en el establecimiento!!

Breve introducción.
Hace más de dos años y medio que entro en vigor la nueva normativa de establecimientos de turismo rural en Castilla y León. Esta nueva normativa obligaba a los propietarios a que realizasen una autoevaluación del establecimiento para establecer la categorización del mismo (de 1 a 5 estrellas verdes). Posteriormente un técnico de turismo acudiría a verificar dicha autoevaluación.

En un artículo anterior, explico más detalladamente el proceso de categorización, lo puedes leer aquí.

Las casas rurales en Castilla y León tienen una ocupación del 10-15% en los meses de invierno (algún fin de semana) y del 40% en julio y agosto. 

Hace un año, en verano, cuando la ocupación es mayor, un técnico quiso visitar nuestra casa rural. Teníamos clientes y le indicamos que no íbamos a permitir que se molestase a los clientes, y nos pusimos a su disposición para buscar otra fecha.

El inspector nos abrió expediente que no ha prosperado ya que nosotros en ningún momento nos hemos negado a colaborar con la Dirección de Turismo.

Pues bien, ha pasado un año, de los cuales nueve meses solamente hemos tenido la casa ocupada en fines de semana, y otra vez un técnico de la junta de Castilla y León se ha puesto en contacto para visitar la casa rural en verano, esta vez en julio; y otra vez volvemos a tener clientes.

¿NOS ESTÁN TOMANDO EL PELO? ¿Dónde esta la Cámara Oculta?

El realizar este tipo de visitas en julio y agosto por parte de los técnicos de turismo solo demuestra una cosa: el desconocimiento total del sector de turismo rural.

Si yo estoy en un hotel, o en una casa rural, y entra un inspector de turismo, lo que pienso es:
  • Este es un hotel (casa) ilegal, que no cumple con la normativa.
  • Algún cliente ha denunciado o ha puesto alguna reclamación.
  • ¿Dónde me he metido?
  • En otras palabras... una mala imagen del establecimiento.

Hay que recordar que el cliente no conoce la normativa, y no tiene por que saber que la visita de categorización es una visita rutinaria.

En los últimos años, y gracias al esfuerzo de los promotores ofreciendo un servicio de mucha calidad, el turismo rural había conseguido mejorar la imagen, que no lo estropee la Administración.

No hay comentarios: