jueves, 27 de octubre de 2016

Turismo Rural en Salamanca

Embriaguémonos del encanto y la belleza mágico-cultural que nos ofrece Salamanca.

Castilla y León cuenta con una gran riqueza histórico-artística, cultural, patrimonial, natural, prueba de ello son los ocho bienes culturales declarados "Patrimonio de la Humanidad" que posee nuestra comunidad.

Las nueve provincias de Castilla y León son receptoras de miles de turistas que buscan la libertad natural en combinación con la aventura y el placer de relacionarse con la naturaleza. A diario todas acogen en su seno a los visitantes que llegan haciéndoles sentir como en su casa.

Hoy me voy a centrar en Salamanca u en la propuesta que tiene para nosotros esta peculiar ciudad. 

Vale señalar que en los últimos tiempos el turismo rural y el turismo de interior han cobrado un nivel impresionante. Cada vez hay más personas interesadas en realizar esta clase de actividades, las cuales están ligadas al ámbito natural y cultural y que de cierta forma nos brinda la paz y la tranquilidad que no solemos tener día a día por compromisos, ya sean sociales, laborales o familiares. Por lo que Salamanca es la selección perfecta para encontrar la armonía y el equilibrio en nosotros mismos. Esta provincia participó recientemente en dos destacadas Ferias de Turismo Internacional celebradas en Japón y Paris, lo que certifica que cuenta con un turismo de calidad.

En los próximos días festivos, fines de semana o durante todo el año tenemos en nuestras mandos la elección para conocer y vivir una experiencia maravillosa tanto e Salamanca com en cualquiera de sus pueblos, lugar que podemos compartir junto a parejas, amigos o familiares que hagan nuestra estancia una aventura inolvidable. Además es un provincia muy rica en turismo rural por lo que el sector está bastante desarrollado y no tendrás problemas en encontrar casas rurales en la provincia.

Al llegar a Salamanca tenemos la elección de visitar una serie de lugares que se pueden elegir "a la carta".

Para los que prefieren el Turismo Histórico-Cultural, hay que recordar que la ciudad vieja de Salamanca está declarada "Patrimonio de la Humanidad", con monumentos y edificios tan conocidos como la Catedral vieja y la nueva, el Convento de San Esteban, la Plaza Mayor, la Casa de las Conchas,...

Conocer la ciudad puede llevarte varios días por eso es recomendable que vayas eligiendo ya tu hotel.

Plaza Mayor de Salamanca

Fechas señaladas:

El 12 de junio se celebra el patrón de Salamanca, San Juan de Sahagún.

Si vas a visitar Salamanca en octubre, podrás descubrir el Mariquelo, una fiesta por la que todos los 31 de octubre alguien se sube hasta la torre de la Nueva Catedral de Salamanca para retocar las campanas. Y un día después, el 1 de noviembre, festejan, como en toda España la fiesta de Todos los Santos.

El 15 de diciembre es llevada a cabo la celebración de la Nochevieja universitaria. Una oportunidad estupenda para divertirte pero también para dar un paseo en bicicleta alquilando una Salenbici con un bono comprado en un estación de servicios.

En Marzo-abril (dependiendo el año), la Semana Santa, declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional, cuenta con procesiones como la del Encuentro, la del Santo Entierro o el Acto del Descendimiento que reúnen a miles de turistas y fieles.

Platos típicos:

La amplia diversidad que caracteriza la culinaria de Salamanca es conocida por su especialidad entre chorizos y embutidos, sin embargo es imperial la carne de morucha, las lentejas de Armuña y el cerdo es un plato recurrente en este lugar, y claro no puede faltar la compañía de un buen vino.

Si buscamos aventuras o quizás la tranquilidad para leer o escribir, este es el destino: Salamanca. Y si al viaje quieres sumarle una experiencia más, ¿por qué no pruebas a alojarte en uno de los campings que hay en la provincia?

Salamanca convertirá nuestras vacaciones en inolvidables momentos que estarán bañados con el sentimiento que despierta cada uno de estos lugares de los cuales llegaremos por unos días, pero la magia y la experiencia nos acompañarán por el resto de nuestras vidas.